Logo
-
Nacionales
Información General

Pánico por un brote de fiebre amarilla en Brasil
A medida que proliferan los temores en Brasil por el resurgimiento de la fiebre amarilla, las autoridades emiten una advertencia: dejen de matar a los monos.

 Algunos agresores mataron a golpes a unos monos al dejarse llevar por el pánico ante el brote más alarmante en décadas de un virus que asedió al país durante el siglo XIX y principios del XX. Las autoridades encontraron a otros monos muertos que fueron atacados con piedras. Uno fue totalmente incinerado. Los especialistas en enfermedades infecciosas dicen que los mosquitos, no los monos, son en realidad los portadores del virus.

Quienes matan a los monos empeoran las cosas porque merman poblaciones que sirven como guías para saber dónde se propaga la fiebre amarilla, dijeron los epidemiólogos. ?Ponen a los seres humanos en mayor riesgo al matar al mensajero?, dijo Renato Alves, un funcionario en el ministerio de Salud de Brasil que está siguiendo el brote. ?Los monos son un mecanismo de alerta crucial que monitoreamos para desplegar campañas de vacunas y prevención en los lugares adecuados?.
Las súplicas de las autoridades para que se deje de matar monos en Brasil, que tiene la diversidad de primates más rica del mundo, llegan en medio de la inquietud generada por el rebrote de un virus que se encontraba entre las mayores amenazas de salud pública en el país antes de que iniciasen los programas de vacunación masiva en los ?40.
Joaquim Santos de Oliveira contrajo fiebre amarilla junto con su hermano Watila dos Santos, quien murió. (Dado Galdieri para The New York Times)
La fiebre amarilla, que puede incluir síntomas como fiebre alta e insuficiencia de múltiples órganos, causó la muerte de al menos 240 personas en los últimos meses, dijo el ministerio de Salud de Brasil. La enfermedad, normalmente encontrada en partes de la Cuenca del Amazonas, se propagó a los estados más poblados: Minas Gerais, Río de Janeiro y São Paulo.
La matanza de monos refleja un malentendido generalizado sobre cómo se propaga la fiebre amarilla. Los casos que son selváticos involucran monos que son infectados por especies de mosquitos que habitan el bosque. Esos mismos mosquitos transmiten entonces el virus a humanos que realizan incursiones en la selva, como cazadores o leñadores. Esos brotes a menudo son relativamente pequeños. Aunque la fiebre amarilla con frecuencia es asintomática en humanos, los pacientes que desarrollan síntomas severos pueden morir en menos de 10 días.
El actual brote selvático de Brasil se cobró muchas más víctimas entre monos que entre humanos. Las autoridades brasileñas calculan que más de 4400 monos murieron por fiebre amarilla en meses recientes.
En los brotes urbanos, las personas infectadas a menudo introducen la fiebre amarilla a zonas densamente pobladas donde el virus puede ser transmitido por mosquitos Aedes aegypti, la misma especie que transmite chikunguña, dengue y zika.
Casi 19 millones de dosis de vacunas están siendo distribuidas en zonas donde se propaga el virus. Aun así, en partes empobrecidas de Brasil donde la fiebre amarilla hace estragos, algunos dicen que las autoridades no actuaron con celeridad.
?Es obvio que cazar monos está mal, pero la vacunación debería haber empezado cuando comenzaron a aparecer monos muertos por la fiebre amarilla?, dijo Dalila de Oliveira, una manicurista de 30 años. Su primo Watila dos Santos, un trabajador de la construcción de 38 años, murió en marzo por el virus en
Casimiro de Abreu, una zona en el interior del Estado de Río de Janeiro. ?Fue al hospital público y le diagnosticaron erróneamente sinusitis?, dijo Oliveira.
Los especialistas en enfermedades infecciosas intentan determinar por qué está emergiendo la fiebre amarilla con tanta ferocidad este año. Anna P. Durbin, investigadora en la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Maryland, dijo que podría haber varios factores en juego, entre ellos el cambio climático y la deforestación de zonas de división entre selvas y áreas urbanas. ?Una gran preocupación es que el virus salte el Canal de Panamá? y cruce a Centroamérica, dijo Durbin.
Ernesto Londoño, Paula Moura y Dom Phillips contribuyeron con reportes.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior